Hoy, el emprendimiento es el medio por el que millones de personas generan ingresos y son partícipes de las actividades económicas de su país, convirtiéndose en una fuente de progreso para ellos mismas y para quienes las rodean. Por eso, es muy relevante que todos los emprendedores puedan tener igualdad de oportunidades para consolidar y escalar sus ideas de negocio. Sin embargo, las mujeres enfrentan una serie de barreras particulares que tienen su origen principalmente en normas culturales y que muchas veces les impiden desarrollar plenamente su potencial.

Por un lado, las mujeres solemos tener un mayor miedo al riesgo. Eso nos lleva muchas veces a optar por sectores más tradicionales o emprendimientos que requieren menor inversión de capital, pero al mismo tiempo suelen ser menos rentables y tienen mayor competencia.

Otra barrera es que las mujeres solemos tener menor confianza en nuestras propias capacidades como emprendedoras. Un estudio de la OCDE señala que solo 3 de cada 10 mujeres creen tener las habilidades para emprender. Muchas veces, incluso aquellas que vienen manejando un negocio durante varios años, desconfían de sus propias capacidades y eso se vincula muchas veces con su miedo a arriesgar para continuar creciendo.

Pero la principal barrera para las emprendedoras es el tiempo. Antes de la pandemia, las estadísticas nos indicaban que las mujeres dedicaban más del triple de tiempo que los hombres al trabajo doméstico no remunerado. Un estudio en Perú encontró que el hecho de tener hijos menores de 6 años incrementaba en 10 puntos la brecha de participación laboral entre hombres y mujeres. Y sabemos que la pandemia contribuyó a incrementar la carga de tareas de cuidado de las mujeres aún más.

Es necesario potenciar el emprendimiento femenino facilitando procesos que ayuden a las mujeres a superar las distintas barreras que enfrentan para lograr que sus emprendimientos se consoliden y crezcan. En Fundación Belcorp reconocemos el potencial de la mujer como agente de cambio en la sociedad y creemos que el emprendimiento femenino es la ruta que permite a las mujeres empoderarse económicamente para alcanzar sus metas, entendiendo el empoderamiento económico como la suma de sus capacidades para generar ingresos y tomar decisiones de manera autónoma. Por eso nuestros programas buscan que la mujer incremente su autoconfianza como punto de partida para luego brindarle los conocimientos técnicos que requiere para gestionar su negocio de manera eficiente.

 

image
image
image
image

Mujeres sin Límites, por ejemplo, es un programa que actualmente le está permitiendo a más de 1,000 mujeres de Ecuador, Perú, Colombia y Chile fortalecer su liderazgo y capacidades emprendedoras. De la mano de nuestro aliado, la Universidad del Rosario de Colombia, ellas están participando en sesiones de formación, asesorías grupales y personales y masterclasses, diseñadas pensando especialmente en sus necesidades. Un grupo de ellas, además, tendrá la posibilidad de participar de una segunda fase de aceleración con asesorías personalizadas y enfocadas en sus retos particulares.

Como resultado, ellas podrán implementar mejores prácticas de gestión en sus negocios e incrementar sus ventas. En el piloto del programa realizado en el 2020 en Colombia, logramos que el uso del registro de venta incrementara en 60% entre las participantes y el 90% de las mujeres que participaron del proceso de aceleración logró incrementar sus ventas. Por otro lado, el 100% de las participantes afirmó que luego del programa sentía que tenía mayor seguridad para tomar decisiones vinculadas a su negocio.

image

Mujeres impulsando mujeres es otro programa que hemos lanzado recientemente en Ecuador y tiene como objetivo potenciar el crecimiento e impacto de emprendimientos sociales liderados por mujeres que contribuyen al desarrollo económico de mujeres en situación de vulnerabilidad a través de su modelo de negocio. 20 emprendimientos estarán pasando por un proceso de fortalecimiento y acompañamiento que estamos seguros multiplicará su impacto positivo en la sociedad.

De esta manera, alienados al propósito de Belcorp de impulsar belleza para lograr realización personal, los programas de Fundación Belcorp buscan que las mujeres emprendedoras alcancen su máximo potencial para así convertirse en fuentes de bienestar para ellas mismas, sus familias y las comunidades en las que viven.

image
Noticias relacionadas
¡Nos comprometemos contra la discriminación hacia la comunidad LGBTQ+!
¡Nos comprometemos contra la discriminación hacia la comunidad LGBTQ+!
¡Por más mujeres líderes!
¡Por más mujeres líderes!
Con Pure, sonríes tú, sonríe el planeta
Con Pure, sonríes tú, sonríe el planeta
Lo más leídos
Código de ética Belcorp.
Código de ética Belcorp.
Alert

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación en nuestra Web/App. Para continuar, por favor dale click en aceptar.