Desde hace algunos años, se ha generado mayor conciencia en las organizaciones sobre el entorno en el que se desarrollan. En este contexto, surge el concepto de sostenibilidad o desarrollo sostenible, que se refiere a cubrir las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades. Para lograr incorporar este concepto de manera exitosa, las empresas están integrando el valor compartido a sus estrategias de negocio.

Michael Porter y Mark Kramer, economistas norteamericanos, profesores laureados de la universidad de Harvard y coautores de “Creating Shared Value”, introdujeron el concepto de “creación de valor compartido” (CSV) en un artículo que escribieron para la publicación Harvard Business Review en el 2006. Asimismo, hicieron una distinción entre las actividades relacionadas al modelo de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y el nuevo concepto, explicando que es importante verlo como una nueva manera para las empresas de alcanzar el éxito económico que permite simultáneamente generar un impacto positivo en la sociedad.

Ante la novedad, es importante preguntarse ¿cómo se puede aplicar el valor compartido dentro de las empresas? ¿cómo logramos un mayor impacto en la sociedad?

La actividad empresarial es buena en sí misma, debido a que crea valor y crecimiento para cualquier país, lo que es un eje central para el desarrollo de toda sociedad. Sin embargo, al implementar el modelo de Valor Compartido, se busca que los problemas sociales y ambientales sean considerados como una oportunidad para generar ventajas competitivas que beneficien todas las partes: la empresa, sus grupos de interés y la sociedad en general, y que todos estén involucrados en el modelo generador de valor.

En Belcorp lo aplicamos bajo la premisa de que “si la sociedad gana, nosotros ganamos”. De esta manera, nos mantenemos firmes ante nuestro propósito de impulsar belleza para lograr realización personal: generamos valor para la empresa, buscamos un beneficio para la sociedad y contribuimos en la consecución de soluciones para problemáticas sociales.

Según Porter y Kramer, existen tres maneras de alcanzar el valor compartido. La primera se logra al concebir nuevos productos y mercados a través de la innovación, con el objetivo de que estos puedan resolver las necesidades de la sociedad.

Por otro lado, la segunda se da al redefinir la productividad en la cadena de valor, lo que sin duda tiene un impacto en diferentes aspectos sociales. Asimismo, resulta indispensable que las empresas lo internalicen para asegurar una relación ganar-ganar. Finalmente, la tercera, se refiere a facilitar el desarrollo mediante agrupamientos empresariales locales, pues no existe organización que sea autosuficiente. De esta manera, se fortalece el lazo existente entre la empresa y la comunidad que la rodea.

En Belcorp, al poner en práctica esta forma de trabajo, logramos fortalecer la relación con nuestros grupos de interés (colaboradores, consultoras independientes, consumidores, proveedores, gobierno y sociedad), además de contribuir a su desarrollo e incrementar su confianza. Una muestra de ello es que nuestro canal de venta directa nos permite brindar a más de 800.000 mujeres en América Latina la posibilidad de formar un negocio propio, con el que generan ingresos, crecimiento y desarrollo para ellas, sus familias y comunidades.

A la par, nuestra gestión del talento y los programas de nuestra Fundación Belcorp nos permiten generar un impacto positivo entre nuestros grupos de interés. Por el lado del talento, al brindar a igualdad de oportunidades de selección, desarrollo y crecimiento dentro de la corporación, contamos con que más del 70% de nuestros puestos laborales y 73% de las posiciones de liderazgo son ocupadas por mujeres. De forma paralela, nuestra Fundación Belcorp fortalece las habilidades para el emprendimiento y el autoestima de mujeres en situación de vulnerabilidad, lo que nos ha permitido beneficiar a más de 30 mil niñas y mujeres en América Latina.

Si bien cada empresa puede realizar diferentes acciones de sostenibilidad y valor compartido, hoy en día el trabajo colaborativo es hoy una necesidad para abordar la creciente complejidad del entorno y, de esta manera, tener un mayor impacto. En ese sentido, es importante no solo aplicar acciones 1 a 1, sino también hacerlo en alianza con otras empresas.

Por ello, recientemente convocamos junto con el PNUD a empresas en Perú comprometidas con su entorno para un desayuno de intercambio de experiencias y reflexiones acerca de la generación de Valor Compartido. Estamos convencidos de que seguiremos viendo importantes aportes a la sociedad de nuestros invitados: la Asociación Nacional de Laboratorios Farmacéuticos (Alafarpe), Ferreycorp, Repsol, Samsung, Universidad de Lima, Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) y el consultor en temas de sostenibilidad y valor compartido Miguel Incháustegui.

Por Lorena Salgado
Gerente Regional de Asuntos Corporativos de Belcorp

image
image
image
image
image
image
Noticias relacionadas
Buenas prácticas en igualdad
Buenas prácticas en igualdad
Experiencias de gestión del talento en Colombia
Experiencias de gestión del talento en Colombia
Líderes peruanos por la sostenibilidad
Líderes peruanos por la sostenibilidad
Código de ética Belcorp.
Código de ética Belcorp.